De Buenos Aires a Pradell: un viaje por el tiempo (I)

Jorge Hugo Bertran Vall

Queridos lectores, lo que sigue pretende ser un testimonio de lo que se puede lograr con amor y perseverancia, pues a este asunto le he dedicado casi 45 años de mi vida. Y os pido que nunca digáis “esto no se puede.” Y aspiro a que mi labor de investigación os sirva como ejemplo para alcanzar vuestros ideales. Pero no lo he logrado solo sino con la ayuda de las siguientes personas a las que dedico el presente trabajo. Al sacerdote Juan Bautista Mercader Almonacid, verdadero artífice de este estudio. A mi madre que seguramente me está espiando desde el cielo. A Ricard Bertran Vall por su enorme ayuda y colaboración junto a su hermosa familia que son mi único lazo afectivo con Pradell de la Teixeta, tierra de mis antepasados. A mi santa esposa, Nélida Ramona Cabrera García que ha soportado todos estos años mis travesuras investigadoras con cariño y gran entereza.

Todo empezó una lluviosa y fría mañana de mayo de 1975 cuando sonó el teléfono. Quien llamaba era Serafina Buceta, tía de mi madre y madrina mía. Me dijo que que tenía en su poder una cédula española, perteneciente a mi abuelo paterno José Bertran Vall y que era el documento con el que ingresó, cuando contaba 26 años, en la República Argentina, procedente de Barcelona. Dicha  cédula estaba fechada  el 7 de octubre de 1890, con un número de documento, 616. En la misma se indica que José había nacido en Pradell de la Teixeta, provincia de Tarragona. Según me informó mi tía, mi abuelo había fallecido en Buenos Aires el 14 de julio de 1907, cuando contaba con 42 años. Gracias a este cédula personal he logrado adquirir la ciudadanía española por adopción, que me otorga el consulado español en la capital argentina y con ella mi nuevo apellido, el de mi madre, de ahí lo de Esperafita.

Cedula. Arxiu particular Jorge Hugo Bertran

Inmediatamente me puse en contacto con el Arzobispado de Tarragona pidiendo datos sobre la localidad de Pradell. Para los estándares de la época, 1975, la contestación fue muy rápida. En ella me informaron de detalles sobre la localidad, que su iglesia era Santa María de Magdalena y del nombre de su cura párroco, Joan Baptista Mercader Almonacid.

El próximo paso fue comunicarme con dicho sacerdote que me indicó que en su parroquia habían quedado muy deteriorados los archivos y registros por varias causas. A principios del s.XIX las tropas napoleónicas asaltaron la iglesia y quemaron todos los archivos. Posteriormente, durante la guerra civil española, había sufrido daños y saqueos, causando una pérdida irreparable.(1)

Por todo ello, me decía el bueno de mosén Mercader, me resultaría muy difícil encontrar datos de mi abuelo paterno. A pesar de ello, se ofreció a hacer todo lo posible para encontrar alguna información. ¡Y cumplió de sobras con su palabra, a pesar de su avanzada edad y de la dificultad que la destrucción del archivo suponía! El dia 12 de agosto de 1976 recibí correspondencia desde Pradell enviada por el padre Mercader. Se trataba de una copia del acta de bautizo de mi abuelo paterno José Bertran Vall:

¡Me sentí como un niño con un juguete nuevo! Según dicho documento, había sido bautizado el día 20 de febrero de 1865. Su nombre de pila completo era José Francisco Pedro. Sus padres eran Juan Bertran y Francisca Vall, oriundos de Pradell. Fue el primero de una larga serie de documentos que me envió y que me permitió reconstruir una parte de mi árbol genealógico tal como se muestra en el esquema 1. En la misma correspondencia del 12 de agosto de 1976 me comunicaba que según el libro de bautizos, el 21 de octubre de 1751, fue bautizado Sebastià Joan Josep Bertran. El padre Mercader era de la opinión que esa partida sería la última que el podría rescatar de los archivos de su parroquia. Fue el primero de una larga serie de documentos que me envió y que me permitió reconstruir una parte de mi árbol genealógico tal como se muestra en el esquema 1:

Pero me dijo algo todavía más importante: el padre Montserrat Bertran, que en 1684 empezó a redactar el libro de bautizos, defunciones y matrimonios como era preceptivo, también sería antepasado mío pues el bautizado Sebastià Joan Josep Bertran sería sobrino nieto –nieto de un hermano del sacerdote.

 

Como podéis suponer, la noticia me produjo una enorme satisfacción. En la misma misiva me pidió que no abandonara mi investigación, pues a él le quedaba muy poco tiempo de vida y quisiera  ver coronada con el éxito nuestro estudio. Meses después de esta nota nos dejaba este magnifico y humilde servidor de dios. Siempre estará en mi memoria.

(Final de la primera part). Segona part: De Buenos Aires a Pradell: un viaje por el tiempo (II)

La secció “Històries del Priorat” de Segle21.cat està coordinada i supervisada per Pere Audí Ferrer.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s