Cuando el pasado está en una fosa

Miquel Martorell intenta localizar a algún pariente o descendiente de los más de cien cadáveres de la Guerra Civil que fueron sepultados en fosas comunes de Cornudella, Prades y  Capafonts

LA VANGUARDIA TARRAGONA VIERNES, 25 ABRIL 2008

mmartorell25042008_289x283
Miquel Martorell. Foto: Marc Arias, La Vanguardia.

Miquel Martorell se jubiló hace un par de años, el tiempo que lleva invertido levantando el teléfono y llamando  ahora a Jaén y mañana a Berja (Almería), Isla Cristina o Barcelona. Lo hace al azar, tras consultar la guía telefónica, con la única idea de localizar a algún pariente o descendiente de los más de cien cadáveres de la Guerra Civil que fueron sepultados en fosas comunes de Cornudella, Prades y Capafonts, en las sierras de Prades y Montsant. Tras dar con el nombre de los soldados fallecidos en los respectivos registros civiles, Martorell ha convertido en una obsesión la búsqueda de sus familiares. El éxito ya le ha acompañado en 35 casos.

Martorell ejercía, hasta su jubilación laboral, de director de una escuela taller en el delta del Ebro. Ya retirado, ahora tiene el tiempo suficiente para dedicarse a su auténtica pasión: los archivos y la historia local, y muy especialmente la de Cornudella de Montsant. Sus investigaciones le han permitido encontrar relaciones de soldados republicanos caídos en las batallas de las sierras de Prades y Montsant y enterrados en diversas fosas comunes. Una de estas fosas es la que se encuentra en el cementerio de Cornudella de Montsant, un pequeño municipio de la comarca del Priorat. En esta fosa el inventario completo de cadáveres asciende a 45.

“Se sabía que existía esta fosa porque varios testigos aún vivos recuerdan que llegaban camiones con cadáveres, pero lo que se desconocía es quiénes eran”, cuenta Martorell. La lista en cuestión terminó encontrándola en el archivo municipal, con datos de este estilo: “Pereira Formosella, Juan (Isla Cristina)” o “Colominas Camp, Josep (Barcelona)”. A partir de ahí, y para encontrar a sus familiares, el proceso ha sido de lo más elemental. El investigador accede a las páginas blancas de telefónica en internet y, tras hacer unas cuántas búsquedas, descuelga el teléfono para localizar, por ejemplo, a los apellidados Pereira en Isla Cristina y preguntarles si perdieron a un pariente en la guerra civil llamado Juan Pereira Formosella.

“La sorpresa de los familiares, cuando, suena la flauta es formidable, y a mí me causa una gran satisfacción personal e intelectual”, confiesa. Y cita, especialmente, el caso mencionado de Isla Cristina (“¿quién me iba a decir a mí que encontraría a los familiares de un soldado muerto de Isla Cristina setenta años más tarde”) o el de aquel señor a quien, al preguntarle por su antepasado, del susto se le cayó el teléfono al suelo.

Hasta la fecha, ha encontrado a doce de los descendientes de la fosa de Cornudella de Montsant; a veinte de la fosa de Prades (de un total de 46); y a tres de la de Capafonts. Muertos todos ellos en las batallas de las sierras de la Llena, Montsant y Prades, posteriores a la célebre batalla del Ebro. La ofensiva franquista de Montsant y Prades se inició en diciembre de 1938, y se calcula que causó un millar de muertos. Según los cálculos de Martorell, tan sólo en la caída de la sierra de la Llena murieron 550 republicanos en un solo día. “Había tantos cadáveres que las fuerzas franquistas crearon rápidamente batallones de niños y de ancianos para sepultar a muertos donde fuera, en cualquier lugar, aprovechando incluso los agujeros de las bombas o de los obuses italianos”, cuenta.

Una de las familias que ha podido saber del paradero de su antepasado son los Colominas del Poble Sec de Barcelona. Hasta que Miquel Martorell dio con el nombre de Josep Maria Colominas Camps en el registro de la fosa común de Cornudella, sus familiares estaban convencidos de que había muerto en la Granadella, una población cercana aunque ya en la provincia de Lleida. Era desde esta población que el soldado Josep Maria Colominas había escrito su última carta el 28 de diciembre de 1938 y fue en este lugar donde cayó herido. Trasladado al hospital militar de Mas d’en Lluc, del término municipal de Cornudella, allí murió para ser sepultado junto a muchos otros de forma completamente anónima. Tenía treinta años y atrás dejaba una vida que lo había llevado a fundar, junto a otros, el Camping Club de Catalunya.

Hoy, los Colominas, encabezados por su hijo Joan, saben dónde está enterrado exactamente su padre, y visitan el lugar. Una pequeña placa de metacrilato recuerda su nombre en el sitio donde se encuentra la fosa, según el recuerdo de varios vecinos. Uno de estos testigos es Josep Bonet, un adolescente de la época, que veía llegar al cementerio los camiones con cadáveres, “y nosotros íbamos a mirar, intentando no ser vistos, y en cuanto nos veían, nos echaban y teníamos que salir corriendo”. Aquella visión marcó profundamente a Josep Bonet, quien hace ya más de veinte años, por su cuenta y riesgo, financió una placa de cerámica que aún puede contemplarse sobre la fosa y en la que se lee: “A la memòria dels soldats enterrats aquí /morts en una guerra que mai hauria d’haver començat”.

B R I G A D I S T A

También un voluntario cubano

Los soldados de las Brigadas Internacionales ya habían sido retirados cuando la batalla de Montsant y Prades. Incluso habían sido homenajeados en Barcelona. Pero los hubo que se negaron a abandonar la contienda, y siguieron luchando en el bando republicano. Fue el caso del voluntario cubano Eduardo Risques Fernández, muerto a los 28 años y enterrado en la fosa común de Cornudella.

Reportatge de: TONI ORENSANZ per a La Vanguardia, publicat el 25 d’abril de 2008. Foto de Miquel Martorell: Marc Arias, La Vanguardia. Publicat a cornudellaweb.com: 09/05/2008.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.